Una ayuda para Papá Noel y los Reyes Magos

2011-11-29 11.28.11Por estas fechas siempre surgen las prisas y las dudas con los regalos. Nos falta tiempo para comprar y no tenemos claro qué regalar a cada quien. Da la sensación de que nos pilla por sorpresa esto de los presentes, como si no supiéramos que llega la Navidad y todo hubiera que comprarlo al final. Cuando más gente hay en las tiendas, y más caro es todo.

Para evitar en la medida de lo posible este “estrés navideño” te propongo una solución muy efectiva.

Consta de varios pasos, muy sencillos, no te asustes:

1. Abre una lista para cada persona que tengas que regalar. En ella ve anotando a lo largo del año las cosas que ella dice que le gustan.

¿Cómo lo hago?

Cuando esa persona diga que le encanta algo o que le gustaría tener tal cosa, disimuladamente toma nota rápido en el móvil, por ejemplo. (Nadie se va a extrañar si te ve escribir en el móvil, no va a sospechar). Y al llegar a casa, lo anotas en la libreta que tendrás a tal efecto.

Truco para sencillista: esa lista es alto secreto. No dejes que la vea nadie, y menos la persona en cuestión. ^_^

¿Y ahora qué?

Tienes dos opciones:

1.  Llegado el momento de comprar, sólo tendrás que decidir qué cosa de esa lista quieres regalarle o puedes (por precio, etc.). Así, habrás reducido el nivel de estrés al menos en cuanto a saber qué comprar. Será ir “a tiro hecho”; es decir, directamente a por algo en concreto, no a mirar qué compro.

2. Ir comprando poco a poco esas cosas que la gente a la que queremos regalar desea. Esto es recomendable, sobre todo para:

– Cosas que se venden sólo en un determinado lapso de tiempo. Por ejemplo, ediciones limitadas o artículos de ferias (de artesanía, de libro viejo…).

– Artículos que no se venden en nuestra ciudad. Por ejemplo, caprichos de vacaciones o cuando vamos de visita a otros lugares.

– Cosas pequeñas y baratas que podamos guardar en casa. Son pequeños detalles que hace ilusión recibir y no cuesta mucho conseguir.

Abre también una lista para tí y déjala incubar.

Me refiero a escribir también en esa libreta los deseos (materiales) que te van surgiendo. Es una manera de identificar aquello que quieres comprar, pero no comprarlo en el momento. Esto hace que enfríes el impulso de comprar y te da tiempo a pensar si realmente lo quieres o no.

Yo personalmente lo que hago (cuando no estoy implicada en un reto como el de ahora) es tener una lista y dejarla incubar. Esto es, esperar un tiempo. Luego me planteo: ¿lo sigo queriendo? y si es así, lo compro.

Es una manera de “racionalizar” un poco las compras y no dejarse tentar por el uso de la tarjeta de crédito y la compra compulsiva por ansiedad.

Y tú, ¿tienes ya escrita tu carta a los Reyes Magos?

¡Me he enterado que se puede enviar por Internet!

 

Anuncios

Siéntete libre de decir lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s