Estar presente aquí y ahora

El título de esta entrada es una máxima que se trata actualmente en muchas disciplinas de tipo psicológico. Es algo así como ser consciente de dónde estoy (entorno físico) y como me siento (entorno psíquico) en un momento determinado que es el “ahora” (momento presente). Se trata de que el cuerpo y la mente estén unidos a cada instante; el ya famoso “ocuparse antes que preocuparse”. El mindfulness que dirían los angloparlantes.

Eso suena raro

Ya; pero vamos a empezar por algo sencillo para que comprobemos en nuestra propia piel que no es tan raro y que nos puede aportar muchos beneficios.

Es, ni más ni menos, concentrarse en lo que se está haciendo en cada momento.

Quiero que consideres lo que estás haciendo ahora como lo más importante (no leer mi blog, sino en cada momento lo que sea “ahora”); y que pienses que eso marcará la diferencia, porque realmente lo hará (algo similar al “efecto mariposa“).

¿Cómo lo hago?

Vamos a empezar por algo fácil: elige una actividad muy concreta e intenta prestarle toda la atención en el momento que la estés llevando a cabo. Si aparece en tu mente un pensamiento de cualquier otra cosa (que aparecerá), simplemente toma nota y sigue adelante. Lo puedes practicar:

  • Tanto en las cosas importantes: el trabajo, las conversaciones “transcendentales”, las tareas que entrañan riesgo…
  • Como en las banales o rutinarias: ducha, lavar los platos, pagar en una tienda…

 Lo importante es que percibas el mayor número de sensaciones posible: observa, toca, huele, concéntrate, percibe… no pases por encima, pasa dándote cuenta de lo que estás haciendo.

¿Qué beneficios obtendré?

Cuando lo practiques notarás que suceden cosas maravillosas (qué bonito suena, ¿eh?); lo que más se verá -de manera práctica- es que harás mejor las cosas. Pero no queda ahí, practicar el “ahoring” (=estar presente en el ahora) entraña beneficios psicológicos como:

  • Descubrir sensaciones que antes pasaban desapercibidas; y que, por tanto, te estabas perdiendo.
  • Valorar de otra manera a las personas con las que trates y éstas lo notarán (cuando vayas a pagar en una tienda, la persona que te está cobrando se dará cuenta de que le prestas atención y no estás con el móvil en una oreja y lanzándole el dinero).
  • Detectar si lo que haces te satisface o no. En ocasiones hacemos cosas “por costumbre” y no nos paramos a pensar si nos gustan realmente, nos aportan o son necesarias (entre otras muchas valoraciones que podemos hacer de cada actividad).
  • Tener la “tranquilidad” de estar practicando realmente lo que dice todo el mundo y nadie hace: vivir cada momento como si fuera el último.

¿Te animas a practicarlo? Si lo haces y nos quieres contar qué tal te ha ido, si realmente sirve para algo o no, lo mala idea que es (si es que te lo parece)… déjalo escrito en los comentarios; ¡los sencillistas te lo agradeceremos!

** Sobre el libro de la fotografía: se trata de Atención plena, de Isabel S. Larraburu; trata del tema de este artículo, pero de una manera mucho más extensa y mucho mejor explicada**

Anuncios

2 pensamientos en “Estar presente aquí y ahora

Siéntete libre de decir lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s